jueves, 10 de octubre de 2013

Tus mañanas dormidas.

Te despiertas después de haber soñado otra vez más con ella, y suspiras, te levantas y sales por la puerta pensando: “Otro día más”.
Y poco a poco aparece la sonrisa leve y dormilona que deseas enseñarle cada día. Tu sonrisa te acompaña por y para ella. A veces te quedas parado pensando verla y preguntándote donde estará, y si estará bien. Estás tú y tu pelo, ¡a cuál de los dos más enamorado de las comisuras de sus labios! Tu pelo hace el esfuerzo de tocarla cuando presiente que se acerca, pero en el fondo eres tu quien la echa más de menos, y desearías rozarla con uno de tus dedos.
-          ¿Pero qué haces ahí parado? – te preguntas  ¡Si tus mañanas están dormidas! ¿Qué haces recordando unos labios incapaces de disimular una comisura? Sabes tanto sobre esos labios que te da vergüenza mirarlos. Podrías morderlos, pero no tienes ni idea de cómo morder unos labios fríos. ¿Cómo? ¿Cómo es eso? ¿Acaso ella se quema por dentro y se derrite por fuera? No entiendes su interior, y tampoco lo de fuera. Digamos que morderías unos labios fríos y tocarías un corazón ardiente. Tus mañanas tienen miedo de despertarse y morderla, tienen miedo porque su olor puede recordarte a tu infancia, tienen miedo de encontrarla y no saber como dejarla ir. Y la morderías, sabes que la morderías, pero no sabes que ella a ti ya te ha mordido antes, con su  mano y en tu cuello. Porque prefería clavarte uñas a clavarte dientes. Te regaló la sonrisa que había guardado durante todos aquellos días, porque por la mañana se despertó después de haber soñado contigo y pensó: “Otro día más”. En realidad es ella quien se sumerge en su niñez cada vez que te huele y te recuerda, y tiene miedo de perderse en tus ojos mientras la miras, y que después no sepa el camino de vuelta. Ella tiene miedo de morderte la sonrisa y que tu flequillo rabie de celos. En realidad, tiene miedo de encontrarte, y sobretodo de perderte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aquí puedes opinar sin miedo, ¡No te cortes! Me gustará escucharte :) Besos.