lunes, 25 de febrero de 2013

Excusas

¿Alguna vez has sentido cómo tu mundo se venía abajo y no has sabido hacer nada? Cuando entiendes tu desesperación por salir de una situación y sabes que necesitas ayuda y no la pides, te sientes tan sucia... Cuando ves a todos mirándote como si necesitaran una explicación, como si te advirtieran con la mirada de algo de lo que ni siquiera tienen idea. Como si todo tu mundo estuviera vigilado y tú fueras la persona a la que vigilan, a la que señalan y corrigen fallos, como si eso fuera lo único en lo que consistiera su trabajo.
Me río de ellos y no me importa, los esquivo, les hago burlas, me creo que son tontos, pero en realidad sé que no lo son.



Aún sigo preguntándome cómo he llegado aquí, cómo he sido capaz de acabar contándole mis problemas a una pantalla que no sabe entenderme, eso es lo que me apena de mí misma, que llevo toda una vida diciendo las tremendas ganas que tengo de algún día llegar a ser feliz, cuando soy la primera que busca excusas para no serlo. Alguien me dijo una vez: "Quien se excusa se acusa", esa frase tan corta no sé cómo puede marcarme tanto, en cierto modo sé que estoy haciendo las cosas mal, y a mi otro yo le da igual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aquí puedes opinar sin miedo, ¡No te cortes! Me gustará escucharte :) Besos.