jueves, 20 de septiembre de 2012

Tienes cinco sonrisas.

Vaya, ya hace bastante tiempo que no paso por aquí. Quizás porque he estado ocupada pensando en mis cosas... y tú dirás: Qué cosas? pues cosas de tontos déjame son mis cosas! En fin, que no he pasado porque no me ha dado la gana.
No venga en serio. Es que tenía ganas de escribir, y ya me hacía falta escribir algo alegre hombre... que sí, que en mi vida también hay sonrisas. Pero no de esas normales, de las bonitas, las que te alegran el día, las que vienen de personas que te importan y a las que quieres. Esas son las buenas.
Quizás tenga razón, o quizás simplemente sea mi opinión, lo que sé es que es bonito saberlo. Y si tienes paciencia, al final acabas contando las sonrisas de alguien, las analizas, las exprimes, las observas detenidamente, y es cuando te das cuenta del valor que tienen las sonrisas, y de lo que pueden llegar a conseguir. Tú tienes cinco sonrisas, sí, el otro día las conté. Todas parecen iguales a simple vista, pero yo sé que no. Lo importante es que ya sea la segunda, la tercera o cualquiera de las cinco, nunca dejes de usarlas.